lunes, 18 de noviembre de 2013

Fantasmas


- Creo que hay un fantasma en la casa
- No me vengas con eso, no existen los fantasmas - dijo mi madre
- Pues yo lo vi. Un niño de unos 10 años vestido de blanco me saludó en la noche
- Te va a caer algo encima si no paras con eso

Y así fue como terminó la primera y única conversación con mi madre sobre aquel extraño niño que aparecía una que otra madrugada en la escalera de mi casa. Ella nunca me creyó, pero yo si lo pude ver por un tiempo, hasta hace casi un año atrás.
Si, un niño se me aparecía constantemente. Nunca me habló ni hizo algún otro intento de comunicarme, solo se quedaba ahí de pie observándome, como si únicamente buscara demostrar que existe, que está ahí y nada podía hacerse para que se fuera. Eso creía yo. Una noche, finalmente, le deje de hacer caso. Pasaba frente a la escalera y me iba de largo (algo lejitos de él, claro). Con el pasar de las noches, hubo días que ya no aparecía, pasaron semanas, paso el primer mes, y no volvió (hasta ahora… ¡no vengas!).

Lamentablemente, tras desaparecer ese fantasma, llegó otro.  Esta vez, no llegó como clásica aparición que nadie se da cuenta desde cuando estuvo ahí. Este ser llegó a mí como un ser viviente. Respiraba, reía, gritaba como persona. También, odiaba. Mostraba mucho rencor. Se manifestó como un ser positivo, que jamás podría hacer daño a otro ser viviente. Este ser, hizo mucho daño.
Con el tiempo, su forma física se fue. No ha vuelto. Pero, el fantasma de su existencia aun deambula por donde yo vaya. Me persigue, busca seguir hiriendo. No quiere dejarme libre.

Y es que, ¿no todos tenemos un fantasma con nosotros? Un recuerdo, una memoria que nos persigue. Sea bueno o malo, es una parte de nuestras vida que no deja de seguirnos, o quizá no dejamos que se vaya. No es por masoquismo, no siempre queremos mantener el dolor latente.
El fantasma de un bello pasado en el que tuvimos experiencias que no deseamos olvidar jamás, o un ente que no deja de recordarnos los errores cometidos, nuestras fallas, nuestras dudas. Están ahí, quizá por mucho tiempo. Y, tal vez, realmente no deseamos que se vayan. “El humano vive de sus recuerdos”, escuche una vez. Somos seres que necesitamos de un recordatorio de aquel pasado hermoso, o de aquel pasado tormentoso que vivimos y deseamos no volver a repetir.
Pero, por más que intentemos mantener el recuerdo de una hermosa vida pasada, esta siempre quedara atrás. Nuestro tiempo es lineal, lo pasado no volverá. Por otro lado, cuanto más mantengamos aquel recuerdo negativo con nosotros, mayor será el tiempo que prolongaremos la pesadilla de la cual quisimos escapar.

Quizá tome tiempo dejarlos ir, quizá algunos se rehúsen a desaparecer, pero a veces solo basta con ignorar a nuestros fantasmas para que ellos decidan irse por su cuenta. Otras veces, como con los entes sobrenaturales reales, se necesita de un tercero que venga a alejar con todo medio posible a estos fantasmas para que podamos finalmente descansar. 


------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nota 1: Eran 3 fantasmas... Un niño, una joven en la puerta principal y otra en el patio de mi casa.
Nota 2: El "fantasma que fue antes humano" ya no está rondando.
Nota 3: Sentí algo tocarme el hombro al terminar de escribir esta entrada...

jueves, 17 de octubre de 2013

Cuando más lo necesito

“Ámame cuando menos lo merezca, 
ya que es cuando más lo necesito” 
 Proverbio chino


¿Alguna vez que haz sentido tan decepcionado de alguien que piensas ya no hay esperanza en los demás? Supongo que sí, es raro que a lo largo de una vida no te cruces con personas deshonestas, violentas, traidores, entre otros. Y muchas veces es fácil caer en frases como “todos son iguales” o “todos te fallan”, llegando a tomar el daño ocasionado por una persona y proyectarlo como algo que se debe esperar de todo ser con el que te cruces.
Poco a poco, vas hundiéndote en la desconfianza y desesperanza, dudas hasta de tu sombra pensando que incluso aquella proyección puede llegar a traicionar tu confianza. Nos cerramos a los demás y preferimos vivir en aquella supuesta soledad que creemos nos protegerá de futuros daños. Y, finalmente, caemos en la repetición de aquellas actitudes que nos afectaron en el intento (sea de forma conciente o inconciente) de dejar de ser la víctima y convertirnos en el victimario. Herir antes de ser herido.

Pero, ¿es necesario continuar con aquella aparentemente interminable cadena de victimas y victimarios? ¿No hay una mejor manera? Quizá solo basta con un ser piadoso que se detenga a vernos, que escuche el pedido de ayuda  que tanto luchamos por dejar salir, pero que es opacado por actitudes hirientes o deseos de venganza a los que nos vamos acostumbrando. Quizá no necesitamos que nos digan que está mal pensar de manera tan dañina hacia los demás, sino hacernos sentir que pueden entendernos, que saben lo que se siente vivir con ello, que no estamos solos.


Ámame cuando menos lo merezca...
cuando sienta que ya no queda más esperanza,
ya que es cuando más lo necesito…

lunes, 9 de septiembre de 2013

El lobo y la luna

En los tiempos en que el tiempo aun no se contaba, cuando la magia y la fantasía inundaban cada rincón del planeta, y el único astro que se mostraban majestuoso en el cielo era el sol, seres similares al hombre habitaban en la tierra. Estos poseían una fuerza y agilidad descomunal, y una mente muy capaz de sobrepasar la escala de inteligencia actual.

Entre estos seres, había dos que eran reconocidos por sus dotes superiores: Uno de fuerza mayor que los demás y poseedor de una inteligencia muy por encima de la de sus compañeros; y otro de increíble agilidad física y gran conocedor de las artes místicas. La pareja era invencible cuando se trataba del combate, y eran admirados por el amor puro e incondicional que existía entre ellos.

Un día, ante el temor de la gran habilidad que estos dos seres poseían, y su invulnerabilidad cuando estaban juntos, los ancianos de la tribu decidieron que debían ser separados. Para ello, se decidió mandar a cada uno a un extremo del territorio, en misiones distintas. El más fuerte fue enviado al norte, mientras que el otro se dirigió al sur. Por mucho tiempo, ambos realizaban sus respectivas tareas y no fallaban en ningún momento, pero extrañaban la calidez de la presencia de su compañero. La soledad que sentían en su interior al no tener al otro a su lado era muy fuerte. Sin embargo, no podían verse ni debían verse. 

Así, cada vez que estaban por concluir una misión, aparecía una nueva, y con ello, se prolongaba el tiempo que debía esperar la pareja para su tan deseado reencuentro. Finalmente, llegó el día en que la necesidad de estar juntos ya no podía ser soportada, por lo que, cada uno por su lado, idearon un plan para verse. 
El más diestro en las artes místicas, decidió que, si no podía estar junto a su amado, lo mínimo que quería era poderlo ver y ayudarle en su trabajo cuando el benevolente sol no estuviera para iluminar su camino, por lo que se transformó en una gigantesca esfera blanca y se elevó en el cielo. 
El más fuerte, utilizando la inteligencia y fuerza superior que poseía, fue tras una bestia de pelaje místico, que podría transformarlo en una criatura que no podria ser reconocida, y así podría burlar a quienes lo vigilaban. De esa manera, el primero se elevó en el cielo, mientras que el otro recorría el planeta, ambos en busca su querido compañero.

Pero, lamentablemente, ambos ignoraraba que, muchas veces, se debe pagar un precio por lo que se desea obtener... 
Mientras el joven transformado en una criatura mística corría por las llanuras en busca de su amado, quiso descansar en un pequeño río. Y grande fue su sorpresa al descubrir que no podía volver a ser humano. Por otro lado, el joven trasformado en la gran esfera brillante sentía como sus fuerzas se agotaban de tanto permanecer en el firmamento, pero, al querer descender, se dio cuenta que su cuerpo no reaccionaba, sino que se iba endureciendo muy lentamente. 
Frente a aquel problema, el primero corrió con todas sus fuerzas antes de terminar de convertirse en un bestia sin razón, mientras que su amado utilizaba toda su fuerza de voluntad para elevarse lo más alto posible y encontrar a su joven mitad.

Finalmente, con las pocas fuerzas que le quedaban, el más diestro en las artes, utilizó lo último de su poder para reflejar la intensa luz solar y captar la atención de su amado, deseando poder darle un ultimo mensaje de amor antes de dejar atrás su existencia razonal. Cuando su joven amado lo notó, subió a la montaña más alta que encontró en el camino y decidió gritar con todas sus fuerzas el nombre de aquel ser del que no deseaba separarse. Lamentablemente, la razón empezó a abandonarle a medida que brotaba el sonido de su hocico, por lo que únicamente un triste aullido fue lo que pudo ser oído por su amado y los otros seres a la distancia.

Por ello se dice, desde ese día, durante las noches de luna llena, puede oírse a un solitario lobo aullando con todas sus fuerzas a la luna. Puede que sea solo por instinto, o quizá es el saludo del joven hacia su amado gritando con todas sus fuerzas el profundo amor que aun siente, y dándole la bienvenida a una de las muchas citas que tuvieron, tienen y tendran hasta el final de los tiempos...



---------------------------------------------------------------------------------------------------

Una pequeña historia de amor creada hace algunos años y perfeccionada una mañana de domingo...

lunes, 22 de julio de 2013

Pie de limón


Galleta triturada, un poco de mantequilla.
Leche condensada, limón y huevo.
Son pocos los ingredientes necesarios para preparar uno de los postres mas queridos y vendidos, aunque es necesario ser preciso y tomarse el tiempo necesario para que salga bien. No se necesita de mucho, no tienes que ser el mejor del mundo.
No se requiere de años y años de práctica para saber hacerlo. Tampoco es simple, pero es posible hacerlo bien.

Para ser un buen amigo, para forjar una amistad, no se requiere de mucho. Añade un poco de cariño, una pizca de picardía y recuerdos cómicos, algo de lagrimas que tuviste que secar, compañerismo... En realidad, no es mucho.

Lamentablemente, solemos olvidar algunos de los ingredientes mas importantes.
La confianza que perdemos al faltar a nuestras promesas...
La traición de volver publico aquello que era un secreto que mantener bajo candado...
El dejar a aquel que ruega por tu presencia cuando necesita de todo el apoyo posible para volver...

No necesitamos ser perfectos, solo pensar que necesitarías ponernos en el lugar de aquel "amigo" que nos necesita y que quizá ya defraudamos.

Un amigo es un ser muy valioso, incluso superando a ese tan deseado amor de tu vida ("los novios pueden ir y venir, pero los verdaderos amigos son eterno", escuché en algún lado). No los pierdas, no cometas errores tan grandes que alejes a personas que realmente te valoran y estarían contigo si tan solo se los permitieras.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nota 1: es solo una opinión.
Nota 2: inspirado en una amistad perdida que giraba en torno a este peculiar postre.
Nota 3: Algo decaído, se nota?

domingo, 7 de julio de 2013

Biatch

"So take me as I am"



Nunca he sido un santo, soy consciente de ello. Tampoco intento aparentar que lo soy, no tendría sentido.
No soy un completo pecador, sé que tengo una que otra virtud que puede salvarme, o al menos me gusta pensar eso.
Quizá sea una persona algo complicada, difícil de entender incluso para aquellos que me conocen varios años. No creo que sea correcto pedirle a alguien lo haga, supongo.

Puedo ser una persona muy amable y cariñosa, puedo tener una paciencia increíble y mucha fe en las personas, puedo hacerte reír si te veo triste. 
También puedo ser una total mierda (perdone la palabra). Si me llevas al límite, me fallas o te me cruzas en un mal día, pues no respondo por lo que pueda ocurrirte. Siempre he sido claro en ello, estas advertido.

No me avergüenzo de ser como soy, el producto de 24 años de tristezas y alegrías, victorias y derrotas. No me pidas que cambie, no me pidas que sea otro.

Si me quieres cerca, acéptame por como soy, de la misma manera que yo lo haré contigo.

Es así de simple...

---------------------------------------------------------------------------------------------------

Inspirado en una de mis canciones favoritas: "B.I.T.C.H." de Meredith Brooks


sábado, 22 de junio de 2013

Sober

"I'm safe up high, nothing can touch me,
but why do I feel this party's over?
No pain inside, you're like protection,
but how doI feel this good sober?"


Encerrado en la oscura habitación. El silencia domina el lugar, nadie debe darse cuenta de lo que esta sucediendo.
Ha pasado meses desde la ultima vez que me sentí así. Creo que ya extrañaba la sensación. Vuelvo a sentirme yo otra vez.

Quizá es mi culpa, quizá no debí creer que todo pasaría con tanta facilidad, pero me dijo que así seria. Yo le creí, no tuvo mala intención. Quizá no entendió la situación.
He luchado contra ello. Día a día, cada hora, cada interminable minuto. Algunas veces gano, en otras pierdo miserablemente. No es tan sencillo como la mayoría lo imagina. No, tampoco se trata de un capricho.
He intentado decírselo. Pero, ¿como puedo hacerle entender si ni yo mismo puedo hacerlo? Es algo extraño. Solo se que pasa y, cuando ocurre, pues... prefiero que quede ahí.

Como muchos, probé con distraerme. Una consola Wii, varios juegos, muchas horas invertidas en solo perder la noción del tiempo. Pero, llega el momento de apagar todo y terminas hundiéndote en esa oscuridad que tanto deseas alejar.
Una margarita, una piscina, un poco de vodka o quien sabe que mas, la memoria deja de funcionar a los pocos minutos, pero también escapas de toda terrible sensación. Ya nada importa, no sientes nada. Solo esta el ahora, solo esta aquel adormecimiento, aquel pequeño momento de paz que tanto deseas.
Pero, aquel momento es pasajero y pronto volverás a sentir aquello que te lleva a lo mas profundo de tu dolor.

No importa, aunque sea por solo una noche, quieres dejar los fantasmas atrás y volver a cuando no te atormentaban, cuando aun no habías cambiando...



domingo, 9 de junio de 2013

La espera del osito


Me encontraba andando por las ya muy recorridas calles miraflorinas, cuando un edificio en construcción (o en destrucción, no estoy muy seguro) llamo mi atención. Ya que casi por toda zona de la ciudad puede apreciarse imágenes como esa, seguí mi camino sin prestarle mayor atención. Pero, luego de unos pocos pasos, una imagen que mi caprichoso cerebro demoró en procesar golpeo mis sentidos. No fueron aquellas rejas mal colocadas ni la gran cantidad de polvo que cubría el suelo ni mucho menos la interesante iluminación que había en aquel lugar lo que impacto mi mente.
En la parte central del cuarto podía verse, a través de las rejas, un objeto poco común en un lugar como este se encontraba apoyado en la pared.

Mis pies se detuvieron al inicio, para luego obligarme a dar marcha atrás y a observar con mayor detalle la imagen. En aquel lugar, un pequeño oso de peluche, cubierto completamente por el polvo del lugar, se encontraba sentado a la vista de los incautos transeúntes que le prestaban poca o ninguna atención a aquel solitario objeto.

Luego de tomar la respectiva foto, y mientras emprendía el regreso a casa, un pensamiento llego a mi mente: ¿Será que muchas veces quedamos como aquel olvidado osito de peluche? Es decir, esperando en vano que un alma caritativa se acerque y nos recoja, o que la vida por si misma atraiga hacia nosotros aquel momento que tanto deseamos que llegue, pero que nunca lo hace.

Ahora, pensando con mayor profundidad: Si fuera ese el caso ¿Es realmente necesario que esperemos la "mágica" llegada de la persona que esperamos o que aquello que tanto deseamos que suceda llegue por si solo? ¿Y si la espera no dura días, sino meses, o incluso años? Con sinceridad, el tiempo es siempre corto y no perdona ¿Estamos realmente dispuestos a seguir esperando?


lunes, 27 de mayo de 2013

El niño del 115

Una historia de miles de años atrás... Ok, no pasa de los quince años, creo.

Acababa de conseguir mi primer celular (de esos que aun parecían pequeños ladrillos pero creíamos que era de la mas última generación). Me gusta decir que era mío, pero solo era el celular prestado por mi padre que utilizaba para tenerme bien vigiladito y no me pierda saliendo del colegio. En fin. Jugaba y jugaba con las miles de opciones y funciones (para ese tiempo) como niño con nuevo juguete entre sus dedos hasta que conocí una interesante aplicación tipo chat (creo se llamaba BLAH? De los tiempos que aun existía TIM).

Pasaba horas y horas "hablando" con las distintas personas que me escribían por medio de ese chat (y recién me doy cuenta en cuanto peligro me estaba metiendo al hacerlo). Muchos de los que me escribían se aburrían de este inocente y aburrido niño que solo quería hablar de cualquier cosa. Poco a poco iba perdiendo el interés por conocer a una persona interesante con la cual hablar hasta que un pequeño saludo me llamo la atención. 


Su alias, un número al azar, 115.Se llamaba Axel, tenia doce años, vivía en Miraflores (departamento 115), estaba en primer año en un colegio de Surco. Era un niño de lo más divertido y me encantaba hablar con él. De tiempo en tiempo, nos llamábamos y hablábamos por horas. Pasaron los meses, seguíamos en contacto. Nunca le pedí un correo, no lo creí necesario.
Lastimosamente, poco después tuve que dar el celular de baja (o mejor dicho, el celular solito se dio de baja. Se suicido saltando a un balde con agua…). Con ello, perdí todo tipo de comunicación con el famoso niño del 115. Tenía su dirección exacta, pero nunca me atreví a visitarlo. Finalmente, se perdió en mi memoria.

Pocos días atrás, por cosas de la vida, el carro que me llevaba de vuelta a casa de la universidad tomo una ruta diferente y pasó por el colegio de aquel niño ya olvidado, y todo recuerdo volvió a mi mente. Ahora me pregunto, que habrá sido de aquel niño que, en esos años inocentes, despertó algunas cosas “raras” en mí... 

-----------------------------------------------------------------------------------------

Y ese fue un pequeño viaje por mi pasado y aquellos años maravillosos...

Para 115:
Si llegas a leer esto, ya sé qué es esa sustancia rara de la que me hablaste esa mañana (hahaha)

lunes, 6 de mayo de 2013

Se dice de mí

"Podrán decir, podrán hablar
y murmurar hasta rebuznar..."



Se dice de mí…
Atorrante, bruto, salvaje, creído, infiel, engreído, desleal, mentiroso, falso, hipócrita, ocioso, acosador…
Se dice tanto de mí…

En una realidad donde una gran parte de personas vive el día a día con la idea de destruirse los unos a los otros para alcanzar sus metas y deseos, es difícil no cruzarse con aquellos seres que ya cansados de luchar, solo buscan acabar con la buena imagen de los demás con el único fin de elevar la poca autoestima que no les fue arrebatada por sus tantos fracasos y falta de logros.
Es una pena ver que hay personas que deciden solo rendirse por unos cuantos errores o que, peor aún, prefieren culpar a los demás de sus fracasos, lo que resulta muy conveniente para librarse de toda culpa y no tener que hacerse responsable de las consecuencias de sus malas decisiones. Otros, ya cayendo aun más bajo, se dedican a esparcir rumores, crear conflictos e inventar historias que destruyan la confianza que se le pueda tener a una persona, quizá por creerle responsable de un error del que no tiene relación alguna, quizá por el simple y despreciable hecho de que les parece más interesante que dedicarse a su vida y el futuro que temen tanto construir.

A mis jóvenes (espero…) veinticuatro años, ya estoy cansado de tanta historia y mentiras creadas por mentes tan poco productivas, que podrían quizá ganar una que otra monedita si plasmaran sus delirios e invenciones en un pequeño escrito y lo publicaran (en serio, hay cada historia que se me atribuye…). Ya pasé de prestarle atención a los rumores sobre mí. No hay mayor gracia que enterarte de una nueva invención, la historia del momento. Que se hable, simples palabras no tendrán gran efecto en mi ni en el futuro que voy forjando mientras les ignoro.
O quizá debería recopilar lo que se dice y terminar con un best seller mas famoso que Harry Potter y Crepúsculo. Podría ganarme algunas moneditas, ¿no?

Se dice tanto de mí… pero me resbala lo que digan…


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pondré una canción aquí para darle algo de gracia... creo.... ¡Yo soy así!

video

martes, 30 de abril de 2013

El gay homofóbico


"Contradicción, contrasentido, absurdo, rareza, eso es una paradoja, término que según el diccionario significa idea extraña u opuesta a la opinión común, algo inverosímil pero aparentemente verdadero. Es cuando los patos le tiran a las escopetas o un burro hablando de orejones. Es paradójico que un alcohólico te critique por ser ebrio, que un político te acuse de ladrón si él adolece del mismo defecto, que un periodista le diga a un colega mitómano si él difama por dinero, que tu amigo te acuse de no ser digno de confianza si él es traicionero, que un cura te diga que es pecado masturbarse si tiene concubina, casa chica o viola chamacos, o también que un gay exprese de otro despectivamente que es un maricón y joto por ser obvio o transvestirse..."


Con esas palabras iniciaba un interesante artículo que leí unos meses atrás. En este, se expone la actitud de rechazo tomada por muchas personas hacia la comunidad LGBT, incluso desde la misma comunidad. Y es que, este rechazo no siempre se origina por el miedo a los que "son diferentes", sino que también puede nacer del miedo a aquello en lo que uno puede convertirse.

Para un homosexual que recién acepta su condición, mayormente de forma parcial, el ver personajes de su misma opción vistiéndose o actuando como mujer, puede originarle una idea confusa de lo que es un homosexual; mientras que, para aquellos que aceptaron su condición y la viven, puede originarse un temor a convertirse en esta imagen.

Se oyen casos de homosexuales que sienten un gran rechazo hacia aquellos que consideran como "locas", hombres que se expresan o actúan como mujeres, o que visten como gente del sexo opuesto. Sobre esto, se opina que no es miedo al homosexual en sí, sino, es un temor a lo que se cree que será su futuro si aceptan a estas personas. Pero, ¿Se puede tomar ese pensamiento como algo real?

En mi experiencia personal, me he topado con personas que aceptan esa realidad, la suya. Son homosexuales con pareja, que viven una relación feliz y no tienen problemas con su sexualidad. Aquello suena perfecto, pero ocurre un gran cambio cuando se trata de aceptar a otros de su misma opción. Y esto se intensifica cuando aquellas personas son de las que muestran su sexualidad abiertamente.

Se han propuesto razones y teorías sobre el por qué de este tipo de actitud. Una de éstas afirma que este rechazo no es más que un deseo de negar al gay que tienen en su interior; es decir, el temor a ser personas auténticas, felices de lo que son, que viven su sexualidad de forma normal y sin temores al rechazo. También, se afirma que este rechazo se fundamenta en el marcado pensamiento machista que tanto se muestra en la sociedad. Y es que, para muchos hombres, el tener gustos por otro hombre es un crimen, pues daña la imagen de varón absolutamente masculino que se enseña a los hombres.

Por otro lado, existe también un rechazo a "aquello que no es normal" en las relaciones entre personas; es decir, el rechazo al amor entre dos personas del mismo sexo y el mostrarlo públicamente. Ante esto, se ha planteado la excusa común y generalizada de que aquello no debería mostrarse, pues es personal. Si bien, en cierta manera, aquella frase es aceptable, únicamente se aplicaría para la vida personal, la relación de uno mismo y su pareja, mas no para la vida de las demás personas.

En conclusión a todo esto, la homofobia es algo que ha existido y quizá existirá por mucho más tiempo, pero no debemos permitir que este rechazo también se de de un homosexual hacia otro. El aceptar la forma personal y única de vivir de los demás, aún si no la compartes ni vives, asegura una convivencia pacífica. No es necesario vivir ni hacer lo que los demás hacen, el simple hecho de saber que hay personas que sí, y que aquello no cambia su estado de persona con sueños y ambiciones, es suficiente para alcanzar una vida tranquila con los demás.

---------------------------------------------------------------------------------------------------

Solo digo...

martes, 5 de marzo de 2013

El día que morí

Jueves, 3 de Mayo del 2012


Aquel fue un trágico día, una madrugada de frío y dolor.

Lágrimas recorren mis mejillas, una atmósfera gélida y pesada recae sobre ambos.
No queremos rendirnos, no pensamos dejar pasar este momento. La hora de liberar aquellos sentimientos reprimidos ha llegado finalmente.
Gritos que estremecen las paredes de aquella habitación. Palabras que debían mantenerse ocultas han sido pronunciadas.
Los lamentos de aquel instante, el dolor de un corazón burlado y confuso, ya no pueden contenerse.
Si las palabras pueden ser un arma destructiva, los puños son el arma por excelencia. Ya todo ha quedado atrás, ya no hay barreras que detengan o repriman.

Siento mi ser destruyéndose a cada segundo. Mi cuerpo de desmorona de los golpes que recibe, mientras el corazón sangra por recibirlos de aquella persona. ¿Qué debía esperar? Una parte de mí sabía que este momento iba a llegar.
Quiero defenderme, no puedo permitir que esto continúe  Mi cuerpo no responde, el instinto no quiere surgir. Quizá ya me rendí de luchar tanto, quizá ya quiero acabe todo aquí.

El conflicto prosigue, ya el cuerpo no soporta más. Es el último instante, la última oportunidad.
Un momento de duda, un instante de debilidad, sólo se necesita eso.

Unas manos se aferran con firmeza a mi cuello. Un segundo de presión es suficiente. Intento retirarle, conozco el riesgo de lo que está sucediendo. No puedo exponerme, no pienso dejarle proseguir.
Las fuerzas me van abandonando. Cada vez, cuesta más luchar. Ya no puedo continuar, mis brazos van debilitándose al segundo. Me rindo, ya no quiero luchar más. Si este es el destino que me tocó, es momento de aceptarlo. Ha sido suficiente, esto es todo.
Siento aquellas firmes manos presionar con mayor fuerza, toda resistencia finalmente desapareció. Un último instante, un último deseo. Después, todo se oscureció...


--------------------------------------------------------------------------

Y eso es lo último que recuerdo que aquel trágico día que marco mi vida.

lunes, 25 de febrero de 2013

Soundtrack personal: Girls just wanna have fun



"I came home in the middle of the night,
my father says what you're gonna do with you're life?
Well daddy dear, you're still number one..."

Ha pasado un año desde que tomé la decisión más importante de mi vida. Un año atrás decidí cambiar de una carrera auto-impuesta por presión familiar a una en la que finalmente me veía desempeñándome por el resto de mi vida. No fue fácil, tuve que luchar mucho y tomar actitudes que no esperaba de mí. Tomó unos meses, pero lo logré. Ahora soy feliz y amo mi carrera. Aun así  gran parte de mis decisiones siguen siendo cuestionadas y es difícil lograr obtener la credibilidad y confianza necesarios para que mis decisiones sean aceptadas y respetadas...


"The phone rings in the middle of the night,
my mother says when you're gonna live your life right?
Well mother dear, we're not the fortune ones..."

En este año, he tomados decisiones de las cuales no me siento orgulloso. He luchado contra mi "yo" anterior mientras intentaba ser una mejor persona, alguien que no se arrepienta de sus decisiones y siempre siga hacia adelante. No es fácil cambiar la imagen que ya se ha formado de ti en la mente de las personas, toma tiempo y mucho esfuerzo (en especial cuando se trata de desmentir rumores creados por ex-enamorados frustados que han recorrido ya medio Lima), pero es posible. Aun estoy en ello.


"Some boys take a beautifull girl...
Oh, they hide her away from the rest of the world...
Well, not me. I wanna be the one in the sun..."

Hace poco más de un año, llegó a mis padres la noticia de mi homosexualidad. Fue un duro golpe en la familia, obviamente. Todo padre tiene la esperanza que su hijo continué el apellido familiar (o al menos se las de jugador y le cuente a cuantas tipas se ha "levantado").  Por suerte, resultó mucho mejor de lo que esperaba. Si bien aun tengo una madre que me pide una nuera (en serio, es estresante), no hay obligación alguna. La única exigencia vendería de la necesidad de tener una profesión. Desde el día que todo salió a la luz, dejé de ocultarme. Vivo tal cual soy a la luz del sol y bajo el reflejo de la luna.

Mi vida dio varios giros en un solo año y aun sigo sorprendido de como continua cambiando todo a mi alrededor. Es una experiencia interesante y motiva a seguir adelante para ver qué nuevos retos y opciones se me presentaran en el futuro.

Habiendo tomado la riendas de mi vida, solo me queda cantar como Cyndi Lauper...

Oh! Girls (boys), they wanna have fun... 

---------------------------------------------------------------------------------

Opté por el cover realizado en la serie Glee como guía de la letra (No lograba entender bien la original de Cyndi Lauper... pero esta bonita)


miércoles, 13 de febrero de 2013

La tortura de la belleza

"Muchachas desnutridas como recién salidas de un campo de concentración,
chicas que dan la impresión de haber sido golpeadas violentamente,
mujeres de cuerpos famélicos y ojos inmensos y asustados,
adolescentes pálidas con aspecto de haber sido succionadas por un ejército de vampiros,
zombis de ultratumba, modelos quietas y sin vida imitando a muñecas o maniquíes de cera (...)"
(Gabriel Cocimano 2004)


Basta con prender el televisor o mirar a las calles. La tiranía de la tan distorsionada belleza se encuentra presente en cada centímetro de nuestra ciudad. Y es que no se trata únicamente de las escuálidas modelos con las que solían golpearnos en los desfiles de moda. La cosa está más seria ahora...

Sí, es imposible huir de las modelos tan "europeas" que nos presentan en anuncios (ya saben... cabello claro, piel clara, ojos claro... todo "clarito"). Series, conductores de televisión, enormes paneles en las calles, disimulados anuncios en revistas. Están por todos lados.
Modelos de grandes músculos, cuerpos formados, rostros atractivos. Se muestra lo que sea necesario para vender un estilo, una forma de vida. Lastimosamente, no siempre es una vida que se llega a alcanzar.
Se ve como aumenta el consumo y compra de diversos productos. Ya sea ropa, accesorios o maquillajes, todo se encuentra perfectamente colocado en una zona que se encuentra entre lo que se muestra en anuncios y la realidad en la que vivimos. Muchas veces, es en aquel limbo donde quedamos atrapados sin darnos cuenta. Comprar, comprar y comprar, sin darnos cuenta que mucho de lo que vemos ni siquiera habíamos pensado que lo queríamos.

¿Quien no se ha visto alguna vez en el espejo y pensado que algún rollito por ahí debería ser exterminado? Nos sentimos poco atractivos. Pero, ¿En base a qué nos comparamos? Hay muchos ejemplos de cuerpos saludables que observar. Gente que no tiene el menor problema en su organismo que le ocasione algún paro cardíaco o una diabetes, por ejemplo. Son gente que puede llegar al final de sus días habiendo tenido una vida muy saludable. Sin embargo, ¿No nos comparamos acaso con este o tal modelo? ¿No pasamos por traumas pasajeros sobre por qué no vemos una tabla de chocolate como abdomen, brazos más gruesos o un "pompis" más levantado? Otras se desviven por no conseguir reducir esos dos centímetros de cintura que les hace ver esbeltas y "atractivas". Y ni que decir de los sendos flotadores artificiales que tanto buscan conseguir otras. A todo aquello se le suele tomar como rasgos de belleza, pero no es necesariamente un rasgo de salud, que debería ser el objetivo primordial, ¿cierto?

"La belleza de los desnutrido", así es como puede llamarse a la imagen y tendencia actual de la belleza. Mujeres casi desnutridas como estándar de lo que es atractivo (A menos que seas voluptuosa, ahí se te perdona si eres llenita). Hombres delgados y definidos o musculosos y con apariencia de estar a punto de romper sus polos si se mueve. El gimnasio se ha convertido en la nueva droga de nuestros tiempos. La obsesión por el cuerpo "perfecto" lleva muchas veces a un estado de casi inanición, malnutrición o extremo cálculo de cada caloría ingerida. El miedo de no llegar a ser aquel "atractivo" ser que se exige consume la vida de muchos. ¿Cual es el posible final de esta lucha contra la comida? Dos palabras: bulimia y anorexia.

Se torna difícil luchar contra aquello a lo que estamos expuesto a cada momento de nuestras vidas. Es cierto que no siempre se llega a los límites y obsesiones que se ha mencionado antes, pero es mejor (opinión mía) tener en claro a qué me enfrento y estar preparado. Se hace creer que no somos atractivos, que nos falta ese "algo" para serlo, aunque en realidad seamos mejores de lo que nos hacen pensar. La belleza no es cruel, la belleza no es ninguna tirana...

------------------------------------------------------

Entrada inspirada en un pequeño escrito mío encontrado hace pocas horas:
"La tiranía de la belleza en la publicidad aspiracional en adolescentes y jóvenes peruanos"

sábado, 26 de enero de 2013

A término medio


Recuerdo una de los pocas veces que logre convencer a mi padre de salir a comer juntos (sin la persistente interrupción de mis hermanas o mi madre). Como siempre, pidió un jugoso trozo de carne y papas para comer... yo solo como un poco de su plato. ¿Qué puedo decir? No como mucho. En fin.

Recuerdo que pidió su carne a término medio. "¿Cómo puede comer algo mitad crudo y mitad cocido?", pensé.

Unos meses después, me pude a meditar. Así como la carne puede ser a término medio, tres cuartos o bien cocida, ¿Será posible que las personas vivan siguiendo las mismas reglas? Con ello me refiero: Hay personas que se consideran 100% a favor de una forma de vida, algunos que viven la mayoría de su vida de una forma y un poco de otra, y hay quienes viven cada día poniéndose en la mitad de las opciones que se les presentan.

Y viene mi breve comparación de personas y carnes (suena extraño, lo sé, pero sirve para explicar mi punto):

- Los "bien cocido" -
Este tipo de personas piensan que la vida está hecha para completar todo lo que uno se proponga. Su forma de vida es la búsqueda de la perfección, no se detienen hasta completar los objetivos que tienen. Sin embargo, muchas veces, el querer llegar a la perfección termina teniendo efectos negativos y, como la carne que se trata de cocer en este término, pueden quemarse si pierden el control.

- Los "tres cuartos" -
Este es el tipo de persona que cree que obsesionarse con llegar al final de todo es demasiado, ya que se trazan metas para motivarse a seguir adelante, pero no para cumplirlas. Ellos suelen tener objetivos grandes, pero, aunque muchas veces desean cumplirlos, no llegan a alcanzarlos por temor a no conseguirlos. Es por ello, que, como el término de la carne, nunca llegan a estar completamente cocidos para evitar quemarse y tener que lidiar con sabores desagradables.
  
- Los "término medio" -
Este último grupo lo conforman aquello que piensan que la vida no está hecha para completar todas las metas y los sueños, sino para vivirla y obtener los placeres de las metas a corto plazo. Los de este grupo dejan de lado muchos de sus objetivos "imposibles" y prefieren cumplir con las pequeñas metas que trazan por su camino. Si bien, al final, pueden alcanzar estos sueños lejanos, muchas veces no lo notan, pues, al centrar su atención en las cosas pequeñas, olvidan qué era lo que tanto deseaban. También, suelen evitar el esfuerzo extremo y se conforman con dar lo necesario y esperar a que con ello sea suficiente. Este grupo, comparándole con el término de la carne, se queda en la mitad de las cosas, da lo esencial de su esfuerzo. Por ello, evitan quemarse si dan todo de ellos y no cumplen sus sueños; y no se trazan grandes metas, evitando llegar a un tres cuartos de su objetivo. Para ellos, ni te quemas, ni te quedas crudo, sólo te quedas en la mitad.


Hay platos que saben mejor con una carne bien cocida. Otras veces, un tres cuartos o término medio son la opción más acertada.
Con el tiempo, y la experimentación, he llegado a una básica conclusión: Así como el término de la carne, la vida no puede definirse ni encasillarse en una sola y única manera de llevarla. Es todo cuestión de saber elegir y guiarse por lo que se espera obtener.

La belleza de esta vida está en no encasillarse. Permítete experimentar y conocer las diversas opciones que se presentan en el camino.

Provecho!


domingo, 20 de enero de 2013

Salto al vacío


 “Se requiere más valor para entrar a una habitación a oscuras
que para saltar de un avión en pleno vuelo”


Echado en mi cama, con el reproductor en mano, miraba el techo de mi muy celeste cuarto (afortunadamente ya lo cambié por un atractivo verde) y pensaba en las distintas direcciones que estaba tomando mi vida en esos momentos. De repente, al cambiar la canción, un fuerte shock sacudió todo mi interior. Aquella canción se llamaba DEFYING GRAVITY, y una parte de ella llamó completamente mi atención:

“It’s time to trust my instincts
Close my eyes and leap!”


Para algunas personas, lo que diferencia al hombre de los animales no es más que el uso de la razón sobre el instinto. Pero, ¿es que siempre es bueno utilizar el razonamiento en la toma de decisiones importantes? Distintas opiniones se han alzado sobre el tema. En lo que respecta a la mía, pienso que tanto el pensar las acciones como el seguir al instinto son partes importantes del ser humano. De la experiencia propia, he descubierto que no siempre es bueno tratar de razonar sobre lo que se debe hacer o no, sino simplemente, como dice la canción, solo cerrar los ojos y saltar…

Muchas veces, el miedo a lo desconocido es un impedimento para tomar la decisión correcta. Y es que, se suele disfrazar a este temor como un razonamiento profundo sobre la mejor opción, de modo que es aceptado por los demás, y por uno mismo. Pero, hay momentos en los que se debe salir que aquella zona de seguridad en la que vivimos. Se necesita mucho valor para saltar con un paracaídas de un avión a un punto específico del suelo, pero se requiere mucho más valor para dar un paso hacia aquel lugar nuevo y desconocido y no dar media vuelta inmediatamente.

Por último, es verdad que muchas veces se arriesga demasiado al optar por entrar en zonas desconocidas, pero el valor de haber tomado un camino diferente a los demás tiene la ventaja de ganar experiencias que otros se rehusaron a tener por el miedo a perder.

No es malo tener miedo a dar aquel salto hacia el vacío, lo malo es dejar que este te impida hacerlo.



martes, 15 de enero de 2013

Parque de la Enemistad

"A la misma hora,
en el mismo lugar.
Será una linda noche."




Todo ocurrió una cálida noche de Enero en un muy conocido parque de Surco.

Ralec y yo nos encontramos en el lugar de siempre, bajo aquel monumento donde nos vimos por primera vez, donde nació el incontenible sentimiento que nos une cada día más.
Conversando, divagando en temas importantes y otros que no tanto, nos cogíamos de la mano   en un acto de cariño y deseo de mantenernos juntos. Fue ahí cuando una bella noche tomó un tono agrio momentáneamente.
Un hombre de carácter prepotente y lleno de soberbia (un serenazgo?) se acerca y, con lo que podría describirse como una total falta de respeto a los demás, nos "ordena" (grita) que salgamos del lugar.

Ante la exigencia nuestra de una explicación  una razón por la cual se nos "pide" retirarnos, varias ABSURDAS excusas fueron expuestas:

- "Se ve horrible que hagan esas cochinadas siendo hombres" (Tomarse de la mano es una cochinada? Desde cuando?
- "Es un parque familiar" (Duh! No se supone que casi todo parque puede considerarse familiar? Este el único donde nos botan)
- "Corrompen la mente de los niños" (En serio? Dos chicos de la mano pueden dañar a un niño, pero no el ver a un hombre gritando en plena calle? Raro)
- "El parque ya va a cerrar" (Y según el cartel en el exterior del parque faltaban más de dos horas...)
- "Se ve mal" (En serio? Esa es una razón para querer sacarnos?)

Finalmente, explosiones vinieron, explosiones por doquier. Gritos, gritos y más gritos. 

Al ataque del supuesto serenazgo, se le unió una vieja antipática con ganas de malograr la noche. Tras varios intentos de sacarnos, se rindieron. Claro, sin olvidarse de amenazarnos con vigilarnos y llamar a la policía si hacíamos algo raro (Mejor se los llevaban a ellos y nos dejaban en paz). La noche siguió sin más complicaciones, por suerte. Al retirarnos del parque, mientras caminábamos a la salida, un familiar antipático hombre nos siguió hasta las rejas del exterior...




-------------------------------------------------

Quizá no lo lea, pero un agradecimiento a la Jefa de Seguridad del parque que "comprendió" nuestro problema e intentó ayudarnos.

lunes, 7 de enero de 2013

El mito de la raza andrógena


Miles de años atrás, los dioses del Olimpo, luego de terminar de crear la Tierra, buscaban crear seres a los cuales legarles el control de este planeta. Para ello, buscaron formarlos de metales como el oro, la plata o el bronce, ya que esto, pensaron, los haría valiosos y perfectos, casi como ellos. Sin embargo, éstos seres se volvieron egocéntricos por el valor de los metales de los que estaban hechos. Es así que, Zeus, el dios supremo, los eliminó.

En su último intento, Zeus, pensando en que necesitaba seres que le adoraran, decide utilizar uno de los materiales menos valiosos en el planeta: el barro. De esa forma, se crearon los seres andrógenos, seres que contaban con cuatro brazos, cuatro piernas y dos cabezas. Por mucho tiempo, estos seres se sometieron a los deseos de los dioses, pues eran seres más poderosos y perfectos. Pero, al pasar el tiempo, se negaron a adorar a Zeus, pues decían que ya eran felices y no necesitaban a los dioses.

En el Olimpo, los dioses se reúnen para discutir la solución a este problema.
- Destrúyelos, amado esposo - dijo Hera, diosa del matrimonio.
- Ellos se jactan de ser felices y no necesitarme - alegó Afrodita, patrona del amor sexual.
- Pronto se reunirán y querrán conquistar nuestro hogar - reclamó Ares, el dios de la guerra.

A todo esto, Zeus decide acudir a Atenea, la diosa de la sabiduría. Esta le dice que es cierto que los seres andrógenos se rebelarán contra los dioses, pero que no deben destruirlos, ya que no existe un material menor que el barro para crear a nuevos seres. Finalmente, le sugiere castigarlos por su orgullo.

Y así, los dioses se reunieron en el lugar donde el Olimpo y la Tierra se unían. Luego, hicieron llover enormes bolas fuego y lanzaron rayos al planeta. Estos, al caer en los seres andrógenos, los separaron en dos mitades. La diosa de la memoria bajo entonces y eliminó todo recuerdo de la mente de estos seres, mientras que Hermes, el mensajero de los dioses, recogió varias mitades y las dejó en distintos puntos del planeta, tratando así de evitar que vuelvan a unirse.

Y así pasó el tiempo, estos seres, ahora de una cabeza con dos brazos y dos piernas, nunca más volvieron a enorgullecerse, pues perdieron ese sentimiento de estar completos. Pero, un sentimiento inconsciente en su interior les impulsaba a buscar una persona, a buscar a un ser que les haga sentir que nada les falta.

Es por ello que los seres humanos pasan el resto de su vida buscando a esa persona que les complemente. Y es por ello que tienen relaciones sexuales, pues no es más que un intento inconsciente de volver a unirse y ser una sola persona con ese ser querido...


viernes, 4 de enero de 2013

Soundtrack personal: Es mentiroso


"Es mentiroso ese hombre, 
es mentiroso..."



Describe tu vida amorosa (y de paso a tus ex-enamorados) en una palabra... Ello podría ser complicado para algunos, pero muy sencillo para mi:

"MENTIROSOS"

La simple y cruda verdad. No hay forma de adornarlo ni suavizarlo.

Han pasado seis largos años desde que empecé a tener una vida amorosa, desde que decidí entregar mi corazón a un chico por primera vez. Casi dos años me tomó descubrir todos sus secretos y mentiras, obsesiones y traiciones. 

La vida continúo y vinieron otros a tomar su lugar, cada uno con esperanzas y sueños nuevos en mi futuro. Cada uno trajo una decepción más en mi vida, cada uno con una cicatriz más...

Se dice que el mayor regalo que se puede dar a una persona es tu tiempo. Los segundos entregados son segundos que jamás volverán, no se pueden recuperar. Por ello, la elección de una persona a la cual entregarle parte de tu vida es una de las cosas que no puede tomarse a la ligera. 

Hace poco me preguntaron qué cosas son las que odiaría en una persona (y de paso me harían rechazarle). En realidad, no son muchas, acepto casi todo tipo de personas. Lamentablemente, son las tres cosas que detesto las más comunes en aquellos que entraron en mi vida: creídos, conformistas y... mentirosos.

Qué puedo hacer? Creo los atraigo. Mentirosos!

------------------------------

Y un video de la canción que inspiró esta breve entrada: